Noticias

Discurso del presidente Danilo Medina: Punta Catalina
marzo 1, 2017 10:16 am

Señoras y señores,
No puedo hablarles de nuestro sector eléctrico sin referirme al proyecto más importante que se ha puesto en marcha en nuestro país para dar respuesta, de una vez por todas, al problema del suministro energético en la República Dominicana.Me refiero, por supuesto a  Punta Catalina.

Cuando decidimos poner en marcha esta obra nos movía un solo objetivo: llevar electricidad a todos los rincones del país, 24 horas al día, siete días a la semana, a costos razonables y de manera sostenible.

Recordemos, por tanto, que esta obra, en la que actualmente trabajan en su construcción 5,200 personas, aumentará entre un 35% y un 40% la oferta de energía en el país.

Dicho de otra forma, estaremos por primera vez produciendo tanta energía como necesitamos, garantizando un suministro estable de energía por más de 25 años.

Se trata, además, de dos plantas que cumplen con los más altos estándares de seguridad y regulaciones medioambientales internacionales. Entre ellos, los que exigen instituciones de referencia internacional, como la Corporación Financiera  Internacional y el Banco Mundial.

Todo esto hace que, con la puesta en marcha de  Punta Catalina, el país pueda  recibir Bonos Verdes, o Bonos de Carbono, porque, de hecho, reducirá nuestras  emisiones contaminantes al sustituir otras fuentes de generación más  contaminantes.

Por si fuera poco, su puesta en marcha supondrá un ahorro para el Estado  dominicano de US$441 millones al año, puesto que los costos de generación de  electricidad con la entrada de las dos plantas bajarán notablemente.

Así, reduciremos drásticamente la carga fiscal que representa el sector eléctrico.Una carga que ha puesto una camisa de fuerza para el crecimiento del país, y que es responsable de buena parte de nuestra deuda externa.

Para que se hagan una idea, entre el año 2004 y el año 2016 el Estado gastó en  transferencias al sector eléctrico 11,406 millones de dólares. De dólares, señoras y  señores, que llevados a pesos dominicanos a un tipo de cambio de 47 pesos por dólar equivale a más de 536 mil millones de pesos dominicanos.

Sin embargo, permítanme ser bien claro en esto. En la actual situación, como en todos los casos en los que no hay verdadera competencia, siempre hay unos pocos  que se benefician.

Y algunos de ellos son ahora los que se apresuran a decir que se pare Punta Catalina.

Tomen nota: Cuanto la central de Punta Catalina entre en operación a plena capacidad generará 5.5 millones de Mega Vatios/ hora, el equivalente a un poco más de la tercera parte de la demanda anual proyectada para el año 2018 en el país.

Y ahora lo más importante: Punta Catalina generará esa energía a un costo de 7,5 centavos de dólar el KW/h.

Y ¿qué  implica  eso?

Muy sencillo, para aquellos que han facturado durante años al pueblo dominicano una de las energías más caras de América Latina, supondrá pérdidas millonarias, o mejor dicho, dejarán de ganar millones de dólares.

Estamos hablando de un mercado de más de 600 millones de dólares al año.Ese, pueblo dominicano que me escucha, ese es el problema que para algunos tiene Punta Catalina.

Por eso, cuando escuchamos “paren Punta Catalina” debemos  ser prudentes y saber qué significan esas palabras.

En mi calidad de Presidente de la República, mi obligación es actuar con  responsabilidad y de acuerdo a los intereses legítimos del pueblo dominicano.

Señoras y señores,

Tienen mi promesa solemne de que en este caso, como en todos los demás,decidiré de acuerdo a los intereses de nuestra Patria y de nadie más.

No voy a escatimar ningún esfuerzo para que se conozca la verdad en todos sus puntos sobre esa licitación y esa obra, ni sobre ninguna otra.

Sin embargo, si las conclusiones muestran que todo se realizó de acuerdo a los más altos estándares, tal como me ha sido dicho. Si se demuestra más allá de toda duda que su precio es, efectivamente, más bajo que el promedio y que todas las firmas  internacionales actuaron, como se espera de ellas, con responsabilidad.

Si eso es así, no voy a permitir que se detenga el progreso de este país para seguir alimentando los intereses de unos pocos a los que les convienen el caos y el atraso.

Si es así, y se prueba, Punta Catalina  se finalizará, por el bien de nuestro país, en el tiempo y la forma en que se estipuló.

Por eso, solicité la conformación de una comisión independiente que investigue  todos los procesos llevados a cabo en  Punta Catalina  y  rinda un informe a los  ciudadanos.

Esa comisión tiene pleno acceso a toda la información disponible y a la asesoría  especializada que precise, para llevar a cabo sus investigaciones, sin limitaciones.

Porque estoy decidido a que el pueblo dominicano conozca toda la verdad, al detalle y más allá de toda duda. Porque este gobierno no tiene nada que ocultar.

Confío en que avancen con diligencia en sus trabajos y, muy pronto, puedan dar a conocer los resultados que la población espera y merece.

De la misma forma, por supuesto, apoyamos la labor de la Procuraduría General dela República, que tiene plena potestad para investigar y actuar, hasta las últimas  consecuencias.